Contar todo para no responder a nada

Pasen y vean

 

título-entradilla_pasen_vean

Podría haberse quedado en un comentario más de muy mal gusto. Como tantos que hay en las distintas redes sociales cuando alguien pone uno del tamaño y del tema que sea. Comentarios que los ‘dueños’ de las cuentas ni ven. Pero en este caso, sí que Iker Casillas lo observó y respondió como ya han leído. No es momento ni espacio para preguntarles si están conformes con la contestación del futbolista. Tampoco de si cuanto más ‘cerca’ parecen estar de sus seguidores a través de las redes sociales, más lejos están en realidad de lo que ha venido siendo el nexo de ‘unión’ entre los famosos y los seguidores que han ido a verlos en los estadios, pabellones, conciertos o cines.

Es habitual ya, casi en cualquier centresacado_pasen_veanategoría, que los jugadores de fútbol eviten el contacto con la prensa después de un entrenamiento y, sobre todo, tras un partido. Ni que decir tiene que el resultado influye bastante. Tener a los protagonistas en directo, si es una radio, se ha convertido en una dificultad mayor. Eso sí, esta decisión no implica que no muestren su pensamiento al mundo. Un móvil, una autograbación y el resumen del partido está listo. Que si hay que pedir perdón por una derrota. Que si hay que mostrar alegría por un triunfo. Lo que sea. Eso sí, sin preguntas.

Lo podemos observar en cada momento. Contar su vida privada y la profesional. Pero sin pasar por el ‘interrogatorio’ de los medios de comunicación. Cuando se dice que los jugadores están concentrados y que no se les puede molestar con una entrevista, se ve a los propios deportistas subiendo a las redes sociales un baile en la habitación de forma individual o con otro compañero. Tras decirse que están muy tocados por una derrota, se les descubre en una isla paradisíaca pasando un gran verano. Momentos que generan debates y comentarios de los propios aficionados, aunque no contestados como en el caso de Iker Casillas a @dany__81.

El caso de Casillas puede resumir un tanto lo que mueve el deporte y particularmente el fútbol. Hace cuatro años eran poco menos que Dioses. Nos referimos a los jugadores de la selección española. Ganaron para España el primer Mundial de fútbol y toda España quería ser como ellos. Se habló de una excelente gestión de grupos. Charlas que han durado todo este tiempo para demostrar los motivos, casi ninguno futbolístico, de cómo España había conquistado el Mundo del balompié. Venían de ganar la Eurocopa 2008 y, después, ganaron la de 2012. Parecían invencibles. Todas las marcas querían tenerlos. Todas las empresas querían ser sus patrocinadores. Tanto privados como de la selección.

Esto permitió que la Federación de fútbol (RFEF-Real Federación Española de Fútbol) pudiese poner su caché para jugar partidos amistosos en 2,3 millones de euros. El país o el patrocinador que quería tener a España ya sabía lo que le costaría. Algo habitual con otras selecciones, pero que para la española era la primera vez que le sucedía. Las empresas querían estar con la Roja. Adidas, Iberdrola, Cruzcampo o Movistar como socios patrocinadores principales. Hay más. Cepsa, Gillette, Pelayo y Nissan como patrocinadoes oficiales. Hay más. 11 colaboradores. La gran mayoría han entrado con cifras muy altas en el periodo de bonanza de títulos del primer equipo masculino.

La clara demostración de que fuesen, de cara al Mundial de Brasil, la selección que más prima daba a cada jugador por haberlo ganado de nuevo. 720.000 euros por cabeza. Otro motivo de debate en la sociedad. Que si los ciudadanos españoles no tenían que pagar esa cantidad con sus impuestos. Que si era demasiado en la época de crisis que nos encontramos. Que si ya ganaban mucho. Cuando la realidad dice que todo hubiese venido por los propios patrocinadores. Contratos ya firmados y que, ahora, tendrán un gran retroceso en las arcas de la Real Federación Española de Fútbol. Sin olvidar que la propia FIFA, organizadora del Mundial, paga a cada Federación según sea su clasificación en la cita en Brasil.

“La clara demostración de que fuesen, de cara al Mundial de Brasil, la selección que más prima daba a cada jugador por haberlo ganado de nuevo”

Y lo que ha sido en España un debate acabado al caer eliminados en la primera fase, tras perder ante Holanda y Chile, en otras Federaciones ha sido motivo casi de ‘guerra civil’. Los jugadores de Nigeria, Costa de Marfil y Camerún hicieron amagos de boicot con sus propias federaciones. Se negaron, en algunos casos, a entrenar. En otros, a su vez, a viajar en fecha acordada. Querían asegurarse que las primas las cobrarían. Ya habían tenido malas experiencias en otros campeonatos y ahora no querían que sucediera. Eso sí, ante la prensa y de forma oficial no se dijo nada. Faltaría más.

Caso muy distinto el del otro país africano en el Mundial. Argelia sí que cobró. En total unos 9 millones de euros por todos los conceptos. Un dinero que no irá a parar a los bolsillos de los jugadores. Han renunciado al montante económico. El beneficiado será el pueblo de Gaza. Hasta ellos irá destinada la prima argelina del Mundial. Pero no han sido los únicos que han ‘pasado’ del dinero extra. Grecia, que perdió en octavos de final ante Costa Rica por penaltis, anunció que los futbolistas jugarían “por el país y por el honor de representar la camiseta”. No quisieron cobrar por defender a Grecia ni un euro. Ya cobraban de sus clubes.

Una decisión que les hizo, a argelinos y griegos, recibir el aplauso de ‘sus’ redes sociales. Y como es internet es algo global, también del resto del Mundo. Lo contaron todo, para no tener que responder a nada.

Jordi Folqué

Pasen y vean

Dicen que desde que nací ya lo hice con un micrófono. De radio principalmente. También me atraía la televisión. Pero, tengo que reconocerlo, nunca me veía escribiendo. Y, lo que son las cosas, es lo que llevo haciendo los últimos 21 años. He tenido fases sin radio. Otras sin televisión. Nunca sin un medio escrito. Cosas de la vida. Incluso con tiempo para escribir un libro junto a Pepe Reina (El Mundo en nuestras manos). Me encanta contar historias. Me encanta un evento deportivo. Hay pocas redes sociales en las que no esté. Así que puedes seguirme en Facebook (Jordi Folqué Perea) o en twitter (@jordifolque)

Escrito por Merche Rodríguez

Author: Merche Rodríguez

Share This Post On
468 ad

Submit a Comment