De las finanzas al delantal

  • Del mercado de la publicidad al de los productos ecológicos, en el que hay nicho de mercado.
  • “Lo primero que nos toca es concienciar a la gente de lo que es el mundo ecológico, no le puedes decir a nadie que su mundo no es correcto pero sí que puede hacer una transición”.

 

Emerenciano Arias en su establecimiento de alimentación ecológica y herbolario. (©M.R.)

El economista de 48 años de edad, Emerenciano Arias, antes director financiero de una agencia de publicidad, ha cambiado la corbata por otro atuendo mucho más doméstico. “Espera que me pongo el uniforme de trabajo” dice antes de posar para las fotos y desaparece en la trastienda para volver segundos después con un gran delantal en un verde oliva decorado con el logo de su negocio. Y se le ve feliz trasteando en las estanterías de su tienda de productos ecológicos, “El mercado bueno”, en una de las mejores zonas de Madrid, pegadito al parque del Retiro.

Emerenciano atiende a sus clientes, a los que todavía está conociendo porque abrió hace solo tres meses, y despacha fruta, verdura, aceite, conservas (todo ecológico) o cápsulas de magnesio lo mismo que recepciona y da de alta el pan que va a vender por primera vez: espelta, hogazas blancas y de centeno integral. El aroma del pan recién hecho impregna parte del establecimiento mientras él se afana en colocarlo cuidadosamente en un par de grandes cajones de madera. Viste con ropa cómoda tirando a deportiva, un casual look muy acorde con el local y que parece inducirle a sonreír a la más mínima. Nadie se imaginaría a un tipo como él licitando, hace unos meses, por anuncios publicitarios en disputa directa con tiburones de los negocios, impasibles y gélidos como el hielo. Sigue siendo pyme pero, ahora, su universo es otro.

PREGUNTA-¿Cómo llega hasta aquí un director financiero?

RESPUESTA-En una agencia de publicidad, sí, durante doce años y antes, otros doce en la banca. La agencia no iba mal, aunque había caído el negocio, y en ese pequeño bajón tuvimos diferencias sustanciales sobre cómo orientar el negocio, después de tantos años no llegamos a un acuerdo y les propuse mi salida. Ya no me encontraba cómodo, no me satisfacía el trabajo y fue el mejor momento. La agencia continua, con los clientes que tienen. Y el mercado sigue, en él la Administración pública busca a la multinacional y cuando eres una pyme, consigues muy poco. Así, le vendí mi participación a mis ex socios, y empecé a darle forma a mi proyecto, un minimarket de productos ecológicos y herbolario. Hacemos de todo, desde herbolario hasta las terapias con las hierbas, tenemos fruta, verdura, línea de frescos, conservas, aceite… Abrimos en agosto.

P.-¿Y por qué este sector, el de la alimentación sana, y no otro?

R.-Pensaba en un negocio como este desde hace cuatro años. Soy consumidor de este tipo de productos y me gustó adentrarme en el conocimiento de ellos y por mi sesgo económico (es economista de formación) empecé a recabar datos de cómo estaba el sector tanto en España como en Europa y ví que podía se un buen negocio, un nicho de mercado porque se ha mantenido, incluso con la crisis más dura, y ha crecido. Además también es muy atractivo porque en este mundo las personas tienen unas cualidades diferentes, aquí no hay tiburones financieros sino que hay una filosofía de vida que se desarrolla en torno al consumo natural, cuidarse con terapias alternativas… Aquí los productos son tangibles y las personas cultivan la parte humana considerablemente.

P.-Aunque sigue trabajando por cuenta propia, al cambiar de oficio y montar un negocio nuevo habrá tenido que hacer una inversión considerable, ¿de cuánto estamos hablando?

R.-Para llegar adonde estamos ahora 120.000 euros. De los cuales, se ha aportado el 75% y un 25% de un crédito ICO. Vendiendo mi alma al diablo: avalando con tus bienes presentes y futuros por ser una empresa, porque al Estado le da igual si el proyecto es fiable o no, se financian cosas donde los socios aporten garantías personales. Si al Estado le interesara de verdad promover la actividad empresarial haría él mismo un análisis del proyecto y no se lo encargaría a una entidad financiera. Y al final, a la entidad le da igual cómo sea tu proyecto, si conoces el sector, si les presentas un proyecto con gastos e ingresos a tres años vista, solo quiere que garantices personalmente con tus bienes. Los tipos de interés ICO, además, son algo altos. El ICO financia a un tipo de interés casi 12 veces mayor que el tipo al que financia el banco central europeo a los bancos de la Unión Europea, por lo tanto, ¿al Estado le interesa promover la actividad empresarial? Un pequeño pasa por el aro y firma a un tipo de interés que le proponen porque no tenemos capacidad de negociación.

Recepcionando, por primera vez, pan artesanal recién hecho. (©M.R.)

Como le ocurre a todo emprendedor, la cuestión económica se transforma en su talón de Aquiles. Tanto que casi piensa en voz alta cuando dice en un tono sombrío : “Lo que más me preocupa es el Ayuntamiento”. Explica después que ha sabido que la fachada puede no cumplir con la normativa municipal. Aparentemente es una fachada normal, no rompe la estética, no ha retirado ninguno de los elementos de ornamento. La misma fachada que tenía el negocio anterior al suyo: un banco. Paradojas de la administración que puede permitir que algo “irregular” se perpetúe en el tiempo a no ser que haya una venta o un cambio de dueño. Que los papeles se muevan.

Esa preocupación se cuela a ratos en la entrevista que más torna a una conversación sobre la vida sana. Y a este respecto el flamante dueño de “El mercado bueno” hace hincapié en un aspecto que sigue dándose: la confusión entre lo natural y lo ecológico. “Usan el primer término para intentar decirle al consumidor que es lo bueno, porque es un producto natural. Pero todo lo que sea natural no tiene siempre que ser ecológico”, asegura.

P.-Se “acusa” a los ecologistas de ser muy radicales en sus planteamientos…

R.-Te hieren en el pundonor. En mi pueblo, si tu te acercas en la barra del bar a alguien y le dices que lo que esta diciendo es una tontería, le hieres en su honor, aun sabiendo que llevas razón. Al consumidor le dices que las formas de trabajo son de una manera determinada y que se pueden usar productos tóxicos… Cuando a alguien le hieres en su punto de honor, le haces reconocer que no lo está haciendo correctamente. Por eso lo primero que nos toca es concienciar a la gente de lo que es el mundo ecológico, no le puedes decir a nadie que su mundo no es correcto pero sí que puede hacer una transición. Lo mas natural es que empiece por la fruta y la verdura.

Emerenciano ha hecho un esfuerzo ajustando al máximo los precios y se puede confirmar echando un ojo entre bastantes de los productos que se exponen en toda la tienda. Ese tema, el coste del estilo de vida más sana, ha sido siempre el caballo de batalla con el que empresarios y consumidores se enfrentan desde siempre, los primeros porque los márgenes de beneficio son más escasos y los segundos porque repercute en la economía doméstica del mes. De ahí, que también hablemos sobre ello:

P.-¿Cuánto cuesta un kilo de patatas, por ejemplo, en tu tienda?

R.-Puede costar 1,85€ -le interrumpo para decirle que hay gran diferencia y añade-: los costes de producción tan baratos tienen que tener un coste y para su conservación, son dañinos. El 35% de los tumores a nivel mundial están relacionados con la alimentación, el otro 35% vienen por el tabaco.

P.-Y los precios que siempre han sido más altos en esta clase de alimentación, ¿siguen echando para atrás?

R.-En la tienda entra mucho curioso, como el que tiene un interés turístico y los hay que entran para reafirmarse en la idea de que todo es muy caro. Pero el cliente que entra de forma humilde va adaptando su consumo a su presupuesto. Se puede ir configurando la cesta de la compra, tenemos muchos estudiantes que compran sus cositas porque en su casa han vivido una situación de cáncer y no quieren pasar por lo mismo. Es un tema de decisiones de cómo distribuyo mis preferencias a la hora de comprar.

Las mismas que tuvo este empresario a la hora de tomar la decisión de dejar su participación en su antigua empresa y montar otra, en la que también está su mujer, tanto físicamente en la tienda como en el estudio y catalogación de todos los productos que les ofrecen -es sanitaria de profesión- y la empleada que contrató para repartirse la atención al público y la organización de eventos saludables.

Este mes tiene dos: el próximo día 4, cata de queso de cabra artesanal y el día 18, elaboración en directo de queso. En horario de tarde.

Merche Rodríguez

Estudié periodismo porque quería saber qué ocurría a mi alrededor. Y además, quería contar historias. Las que salen de la cabeza de un novelista, me encanta leer y escribir sobre lo que he leído, pero también las humanas, las que vemos todos los días de personas con las que nos cruzamos, conocidas y anónimas. Creo que los medios digitales no son el futuro, son el presente y han llegado para quedarse. He tenido grandes maestros y vivo en un estado de formación continua porque lo que me apasiona realmente es aprender. Si quieres saber algo más de mí, puedes averiguarlo aquí.

Escrito por Merche Rodríguez

Author: Merche Rodríguez

Share This Post On
468 ad

Submit a Comment