Edu Díaz, productor teatral: “Las artes escénicas deben ser empresa”

  • “¿Cómo es posible que una obra de éxito que llena todas las funciones no resulte rentable? Hay algo que falla”.
  • Sobre la obra Amores Minúsculos: “Todos queremos entregarnos y lanzarnos al amor, pero nos da miedo que no haya red”.
Edu Díaz - copia

Edu Díaz, productor teatral de Amores Minúsculos que se representa en la sala pequeña del Teatro Lara (Madrid).

 El tono de voz dulce de los canarios es la mejor tarjeta de visita de Edu Díaz, productor de la obra Amores minúsculos, de brand manager a profesional de las artes escénicas con una obra independiente que lleva a escena el colectivo “Los zurdos”, del que es fundador e integrante. Pero su tono además envuelve la determinación del que tiene muy claro lo que quiere hacer, dejando incluso la seguridad de una nómina tranquilizadora en un gran grupo mediático.

Aficionado desde siempre al teatro, estudiante de interpretación, dirección y guión, simultaneó durante un tiempo sus dos pasiones hasta que las tablas acapararon toda su atención e interés y se decidió por ellas, 21% IVA incluido. No pudo, y no quiso, resistirse a ello. Tanto que esta semana estará en el Salón Mi Empresa para hablar sobre su decisión y hacer ver que la Cultura también es empresa.

PREGUNTA.- ¿Por qué decides dejar tu puesto como brand manager y embarcarte en la producción teatral de Amores minúsculos?

RESPUESTA.- Toda mi vida profesional la había dedicado al marketing en medios de comunicación y sentía la necesidad de darle un viraje a mi trayectoria. En paralelo me formé durante años como actor y luego surgió la creación de Amores Minúsculos, actividad que compaginé algunos meses con mi trabajo “A”. Desde la pre producción de la obra supe que, tarde o temprano, me dedicaría a las artes escénicas, así que tras algunas sesiones de coaching, muchas frases motivacionales y la comunicación correspondiente –y traumática- a mi madre, decidí dar el paso y darle una oportunidad a la pasión, aunque de antemano fuera una apuesta arriesgada.

P.- ¿Qué te aporta este nuevo trabajo? ¿Echas en falta algo de tu anterior profesión?

R.- Me aporta muchos momentos de satisfacción y felicidad que compensan toda la entrega y el sacrificio que exige dedicarse a las artes escénicas en este momento, en este país. Echo en falta la seguridad, ciertos aspectos de la rutina y sobre todo, a muchos compañeros de mi etapa en PRISA, donde hay excelentes profesionales de los que aprendí muchísimo.

P.- Eres parte del grupo Los zurdos que lleva a escena el cómic Amores minúsculos, ¿cómo fue el proceso de formación de vuestro colectivo y cuál fue vuestra inversión?

R.- Los zurdos somos Iñaki Nieto, Diego Rebollo y yo; tres amigos que van mucho al teatro y que un día deciden cambiar de lado y hacer una ‘micro’ para un certamen de “La Escalera de Jacob”. Aquella obra de 15 minutos en la que yo ejercía de actor no nos dio ningún premio, pero sí la evidencia de que teníamos que hacer algo más grande. Que teníamos que apostar en serio por el teatro. ¿Inversión inicial? Mucho trabajo para preparar un dossier del proyecto lo suficientemente atractivo para convencer a colaboradores.

P.- ¿Tuvisteis algún tipo de ayuda al emprendimiento, es más, el emprendimiento cultural se considera emprendimiento empresarial?

R.- Buscamos patrocinio en el sector privado y conseguimos colaboraciones. No hubo ingresos pero eliminamos costes de algunas partidas fuertes, como la escenografía (que nos cedió “BATAVIA” y luego “MiPuf.es”) o el vestuario (que nos prestó “El Armario de la Tele”). En la actualidad estamos en búsqueda activa de patrocinadores que se quieran subir al proyecto y apostar por él. Lo cierto es que el ‘emprendimiento’ es un término más aplicado al mundo empresarial, algo que tiene que cambiar, porque las artes escénicas deben ser empresa.

De izquierda a derecha: Iñaki Nieto, Edu Díaz y Diego Rebollo, componentes de Los zurdos.

De izquierda a derecha: Iñaki Nieto, Edu Díaz y Diego Rebollo, componentes de Los zurdos.

P.- El 21% de IVA no ayuda demasiado a la producción teatral, ¿cómo lo solventáis si es que existe alguna forma de hacerlo?

R.- El IVA es la puntilla de un sector en el que tradicionalmente nunca han salido bien las cuentas. En este panorama de abandono institucional donde tampoco hay subvenciones, la estructura de ingresos y costes es muy rígida y la relación ‘aforo/número de butacas vendidas’ es la que rige la viabilidad de una función, por lo que la vulnerabilidad del medio teatral es total. La manera de solventar esta situación es trabajar de forma incansable para tratar de llenar todas las funciones y no resultar deficitarios. Pero la sensación es la de remar contracorriente y, desde mi punto de vista, hay que hacer un análisis más profundo y reinventar las cuentas para que hacer teatro sea sostenible, y no acabe con la paciencia y con el talento de las personas.

Edu Díaz parece ese tipo de personas que se mimetiza con el ambiente y se adapta lo que sea necesario. Es normal encontrarle en cualquiera de las funciones que representa la compañía, estando al tanto de todo. Un día llegó incluso a aparcar el coche de uno de los actores que daba vueltas y más vueltas por los alrededores del teatro, “no encontraba sitio, todo estaba lleno, los parkings también, y empezaba la obra. Lo aparqué yo, mientras él se cambiaba para empezar”.

P.- ¿Tenéis ya beneficios?

R.- Estrenamos en junio de 2014 y solo hemos descansado en agosto. Hemos llenado casi el 100% de las funciones y te puedo decir que no, que no hay beneficios. Claro que estrenamos en una sala alternativa (Nave 73) y ahora estamos en la sala pequeña del Teatro Lara, donde el aforo no supera las 130 butacas, pero tenemos que plantearnos este proyecto como una inversión a futuro si queremos dormir por las noches. La apuesta de todo el equipo de ‘Amores Minúsculos’ –actores, colaboradores,…- ha sido y es crucial porque sin su generosidad, estaríamos arruinados. De ahí la inquietud por reinventar las cuentas; ¿cómo es posible que una obra de éxito que llena todas las funciones no resulte rentable? Hay algo que falla.

P.- ¿Es una crisis el mejor momento para cambiar?

R.- Los momentos en los que se toca fondo pueden ser los mejores para identificar, analizar, visualizarse en el futuro e ir a por los objetivos con fuerzas renovadas. Además, arrancar con un proyecto cuando alrededor solo hay campo te garantiza estar en el inicio de un nuevo ciclo, y eso aparte de ser un reto, es enriquecedor.

P.- Hablemos de la obra centrada en tres historias de amor a las que sus protagonistas parecen resistirse aunque lo persiguen…

R.- Los personajes de ‘Amores Minúsculos’ son tan reales que hacen lo opuesto a lo que dicen. Y puede que ese sea uno de los secretos del alcance de la obra: todos somos contradictorios y eso hace que nos identifiquemos con todos o con detalles de algunos personajes. Todos queremos entregarnos y lanzarnos al amor, pero nos da miedo que no haya red.

P.- ¿Nos falta compromiso o es simplemente miedo al fracaso?

R.- Es cobardía pura y dura. El individualismo se ha impuesto de tal manera que preferimos estar en un limbo emocional que arriesgar. Hay desengaño y sensación de que apostar significa perder.

P.- Esa prevención frente al amor es mucho más llamativa porque los personajes son jóvenes…amores-nueva-web

R.- La tecnología nos ayuda, eso es indudable. Pero nos aísla cuando estamos rodeados de potenciales ‘amores minúsculos’ y sin embargo, preferimos tener la vista clavada en nuestros smartphones, como sucede con la juventud actual. Es desconcertante ver el triunfo de aplicaciones de sexo exprés que se saltan la fase de ligoteo. Nos estamos convirtiendo en ineptos emocionales.

P.- Durante la representación, los actores interactúan con el público, ¿buscasteis ese recurso de forma intencionada?

R.- En la primera etapa de ‘Amores Minúsculos’ en Nave 73 el público estaba a más distancia y la interacción no era tan evidente. Sin embargo, en el off del Teatro Lara el público está dispuesto en semicírculo y ‘abraza’ a los actores por lo que esa interacción se sintió desde la primera función, algo que no deja de sorprendernos en cada una de las representaciones.

P.- ¿Crece la obra con la participación del público?

R.- Sin duda. Además, me consta que para los actores es maravilloso recibir esa respuesta del público. Desde que trabajo en artes escénicas creo mucho más en las energías, y es increíble cómo se genera un clima anímico entre público y actores, que en el caso de ‘Amores Minúsculos’ es siempre positivo.

P.- ¿Cuáles son vuestros proyectos futuros?

R.- Por ahora estamos tan centrados en ‘Amores Minúsculos’ que es difícil pensar en otros proyectos. Si lo consideramos ‘producto’, estamos en la fase de crecimiento y queremos centrarnos en rentabilizar esta apuesta y en crear un recorrido para una obra que funciona y que puede llegar a multitud de públicos, fuera y dentro de España.

Merche Rodríguez

Estudié periodismo porque quería saber qué ocurría a mi alrededor. Y además, quería contar historias. Las que salen de la cabeza de un novelista, me encanta leer y escribir sobre lo que he leído, pero también las humanas, las que vemos todos los días de personas con las que nos cruzamos, conocidas y anónimas. Creo que los medios digitales no son el futuro, son el presente y han llegado para quedarse. He tenido grandes maestros y vivo en un estado de formación continua porque lo que me apasiona realmente es aprender. Si quieres saber algo más de mí, puedes averiguarlo aquí.

Comparte esta entrevista a través de:

Escrito por Merche Rodríguez

Author: Merche Rodríguez

Share This Post On
468 ad

Submit a Comment