La ocasión la pintan calva

El armario de Carmencita. Ruth Utande. Tiendas de ropa

Ruth Utande en el rincón de su tienda que cede a jóvenes artesanos.

En la mitología grecorromana, la diosa Ocasión era representada sin pelo, excepto por encima de la frente. De esa forma se simbolizaba la dificultad de no perder la oportunidad de algo cuando se presenta de frente y cómo resulta prácticamente imposible detener su curso. Un punto en el que no hay que vacilar, sino tener decisión y diligencia para no perder las oportunidades que se presenten, pues no suelen aparecer dos veces.∗
Un ahora o nunca. Y eso fue lo que se dijo Ruth Utande hace un año y medio cuando supo que una de sus tiendas preferidas, en Majadahonda (Madrid), se traspasaba. Y ahí estaba “El armario de Carmencita“, con una ubicación excelente y una inversión inicial de 15.000 euros, la cantidad que le suponía que en el apartado de propietaria figurara su nombre. Y esta gallega de 46 años, periodista durante más de dos décadas, que ya contaba con una pequeña tienda online de bisutería para la que incluso había hecho un curso sobre gemología, no se lo pensó mucho y abrió en plena crisis.
“La gente me decía ‘¡qué valiente! y yo pensaba: ‘¡o qué locura!'”, dice ahora. También le animó su experiencia como ejecutiva de cuentas de moda y cosméticos, labor a la que se había dedicado los últimos años desde agencias de comunicación y prensa. Tenía ahorros, otro trabajo en la empresa familiar (una empresa de plástico inyectado) en el que ejercía la que hasta ese momento había sido su única profesión y, sobre todo, mucha ilusión porque según recuerda la propia empresaria “pasando la barrera de los 40 te planteas ya no tanto lo que te gusta sino qué es lo que no te gusta. Llegas a una edad y te dices: ‘Qué es lo que no quiero hacer’. Aunque tengas en cuenta el tema económico y más cuando tienes responsabilidades familiares…” pero se dijo que no perdía nada por intentarlo.
Y aquí está, camino de sus dos años al frente de un establecimiento de ropa y complementos para la mujer. Echándole imaginación para hacer frente a los malos tiempos que corren para casi todos.
PREGUNTA.- ¿Es rentable abrir una tienda de ropa, abrir un negocio en estos tiempos?
RESPUESTA.- No, de momento no lo es. La verdad es que el pequeño comercio lo tiene muy complicado, dicen que todo pequeño negocio necesita dos años y de momento no he visto el beneficio. Es verdad que empiezas a ver un poquito la luz, pero también hay mucha gente que apuesta por el mismo tipo de comercio y la ubicación es fundamental. Millonaria no me hago -asevera para continuar-: O buscas alternativas de venta o no tienes salida. Yo lo complemento con la venta online y las redes sociales, y la tienda virtual me funciona muy bien. Tenía mucha venta a través de Facebook, para el comercio pequeño es un trabajo añadido: tienes que colgar todos los días ofertas, hacer las fotos… y hacer antes la web, que fue un gasto añadido porque la gente se mueve mucho por compra impulsiva y si puedes facilitarle las cosas…
P.- Parece serlo por lo que cuentas…
R.- Un 15% de los ingresos proceden de la tienda online, tengo picos y ahí lo que prima cien por cien es el precio y lo noto mucho más en época de rebajas. También me sumé a la campaña Black Friday. ¿Rentable? Cuando haga dos años veré… Y ríe.
Cuando ella se hizo cargo de la que pasó a ser su tienda se habían destruido en España más de 170.000 sociedades, la mayoría PYMES (como la suya) y 560.000 autónomos habían dejado de cotizar por eso sabía que de una forma u otra además de seguir siendo la tienda de ropa que contaba con clientela tenía que destacarse. Si es necesario acude a buscar al cliente y participa en los mercadillos que le parecen interesantes o alquila el local para eventos: el pasado mes de noviembre lo cedió para un showroom de firmas infantiles (venta privada). Un día y medio (tarde del viernes y todo el sábado) en el que su tienda se transformó en una pasarela de moda para niños. Como muchos otros pequeños y medianos empresarios “estoy siempre exprimiéndome la cabeza”, dice. Confiesa que al principio fue complicado porque se encontró ella sola haciendo frente a proveedores, gestionando pagos que en un primer momento tenía que hacer al contado porque nadie la conocía, lo que le generó falta de liquidez pero no se arrepiente porque “son oportunidades que se presentan una vez en la vida y no tienes más remedio que cogerlas como vienen”.

El armario de Carmencita. Ruth Utande. Tienda de ropa

Entrada al local que regenta Ruth Utande en Majadahonda.

P.- ¿En qué otros aspectos se distingue tu negocio?
R.- Desde el principio decidí trabajar con marcas españolas. Primero, porque hay una gran competencia con la ropa de fabricación china y o te diferencias o no vendes. Me resulta también más fácil porque puedes aplazar los pagos, no tienes problemas con las devoluciones y siempre hay stock. Puedo encargar lo que necesite y en dos o tres días me lo han servido. Mis clientes también me compran por eso, saben que trabajo con marcas españolas y lo agradecen. Para mí es una forma de aunar esfuerzos sabiendo cómo está nuestro mercado. Además siempre tengo un espacio en la tienda para gente que está empezando…
P.- ¿Qué quieres decir con espacio para gente que empieza?
R.- Tengo reservado un rincón en la tienda en la que pongo a la venta los productos de gente que empieza. Artesanos. Me los dejan en depósito y si se vende, tengo una comisión del 20%, y si no, se lo llevan. Les suelo dar unos tres meses y me dejan todo tipo de bisutería y otros complementos, ahora para el invierno gorritos de lana hechos a mano. El problema es que lo tienes que valorar y las cosas hechas a mano tienen un precio, los gorritos, por ejemplo, están marcados en 25€. En ese espacio tengo también productos de patchwork, cosas de lana, bisutería, jerseys, sudaderas y camisetas estampadas que hace una ilustradora.
P.- Cedes una parte de tu local a otros…
R.- Sí. Lo hago desde el principio porque yo empecé así y durante un tiempo trabajé de esa manera. A mí me ayudaron porque montar una tienda es muy difícil y hago lo mismo que hicieron conmigo.
P.- ¿La tienda te permite conciliar trabajo y vida familiar?
R.- Yo estoy sola excepto las tres tardes que viene una estudiante a la que le hice un contrato temporal, de 6 meses renovable, y eso me permite conciliar trabajo y vida personal porque soy madre de tres hijos. Mi marido, aunque no tiene nada que ver con la tienda, me ayuda ocupándose de la casa y los niños cuando yo estoy en la tienda un sábado por la mañana, por ejemplo.
P.- Dices que todavía no tienes beneficio y que solo cubres gastos, ¿te compensa?
R.- He estado tentada de echar el cierre más de una vez y salir corriendo porque esto es muy complicado. Y no lo he hecho porque tengo más moral que el Alcoyano y porque pienso seriamente que el negocio puede salir adelante sabiendo que tengo que pasar estos años, que son los más difíciles, y después consolidarme. Siendo consciente también de los errores que he tenido en este primer año al probar con marcas que no me funcionaron.
Ensayo y error. El método heurístico más sencillo y más efectivo por el que sí o sí tienen que pasar los emprendedores aunque conozcan bien su sector. Es también el camino para seguir creciendo porque quien no arriesga nunca gana. Y en ello está esta pequeña empresaria y madre de familia, que con su negocio da trabajo temporal a una joven estudiante y cede parte de su espacio a otros para que se abran camino, igual que hicieron con ella en su momento.

∗Centro Virtual Cervantes.

Merche Rodríguez

Estudié periodismo porque quería saber qué ocurría a mi alrededor. Y además, quería contar historias. Las que salen de la cabeza de un novelista, me encanta leer y escribir sobre lo que he leído, pero también las humanas, las que vemos todos los días de personas con las que nos cruzamos, conocidas y anónimas. Creo que los medios digitales no son el futuro, son el presente y han llegado para quedarse. He tenido grandes maestros y vivo en un estado de formación continua porque lo que me apasiona realmente es aprender. Si quieres saber algo más de mí, puedes averiguarlo aquí.

Comparte esta entrevista a través de:

Escrito por Merche Rodríguez

Author: Merche Rodríguez

Share This Post On
468 ad

Submit a Comment