Pablo Viguera: “Una relación que comienza en Internet no tiene sentido si no se materializa más allá del ordenador”

Groopify, relaciones, Internet, ligar, Pablo Viguera, start-up

App para móvil de Groopify, quedadas a seis (© Groopify)

#RetratosdEmpresa. Que la llegada de las redes sociales iba a cambiar la manera de relacionarse era un hecho. Más bien era cuestión de tiempo. Si bien al principio se usaron como nueva fuente de información y/o chat en el que el anonimato ya no existía, ahora, además de seguir siendo un gigantesco almacén de titulares informativos, porque no todo el mundo se toma la molestia de leer el artículo asociado al post de turno, es ya un gran club social al que hay que darle forma trasladándolo a la vida real. Es decir, un inmenso puzle que alguien tiene que montar para que cobren sentido y trasciendan las amistades que nuestros avatares hacen en nuestro nombre en la vida virtual. Hacerse follower de un perfil concreto o darle constantes Me gusta a sus actualizaciones no significa nada más que eso.

Nada más y, a veces, nada menos. Ahí entran empresas como Groopify al transformar en realidad esos likes. Y sin embargo, no hay nada nuevo bajo el sol, o ¿sí?…

El siglo XX, tan lejano para unos y cercano para otros, alumbró las agencias a las que se acudía para buscar pareja. Uno se desplazaba físicamente a la oficina, rellenaba una ficha con sus gustos, aficiones, deseos y sueños más ocultos (en el caso de los atrevidos) y alguien buscaba y rebuscaba entre sus otras fichas hasta dar con el perfil, una palabra que no ha cambiado su significado, más idóneo.

Y empezaba el baile. Te citabas con una u otra persona esperando que fuera un alma gemela aceptable. También es cierto que se acudía a esas empresas cuando los métodos tradicionales de conocer gente no daban resultado, de ahí que no se aireara demasiado el recurso utilizado.

Eso también ha cambiado porque a cualquiera, de 35 para abajo, le parece de lo más normal conocer a alguien en la Red que, al fin y al cabo, es nuestra segunda casa. Sin embargo, se sigue siendo igual o más pudoroso a la hora de ponerle nombre al contrario o contraria en cuestión: un amigo o amiga. Es lo que se busca. En qué se transforme es algo que depende de cada uno y ya no es del dominio público. Eso concretamente es lo que encuentra la empresa anteriormente citada.

Como buena startup que se precie está montada por tres veinteañeros, que este año cumplen los 30, y que han logrado seducir ya a cerca de 60.000 usuarios desde su puesta en marcha en diciembre de 2013. Y todo surgió por querer conocer gente nueva….

Miguel, Alex y Pablo - fundadores - copia

De izquierda a derecha, Miguel García-Santesmases, Alejandro Coca y Pablo Viguera, fundadores de Groopify (© Groopify)

Pablo Viguera, cofundador y CEO de Groopify, había pasado siete años estudiando y trabajando en el extranjero y a su vuelta, tomando unas cervezas con sus amigos de la infancia, Alejandro Coca y Miguel García-Santesmases, les habló de su dificultad para divertirse. No es no supiera o hubiera olvidado como llevar a la práctica las artes sociales es que en su ausencia todo había cambiado. Cada uno llevaba su vida y él se encontraba en una suerte de fuera de juego desconcertante.

Junto con sus amigos, a los que define “con pasión por los retos, las ideas nuevas, lo ‘no convencional’ y con gran vocación emprendedora” se preguntó, se preguntaron, “si podía haber más gente en esta misma situación y si había alguna alternativa o solución, y, en caso de que no la hubiera, si nosotros podríamos hacer algo para solucionarlo desde un punto de vista práctico. Y ahí, en nuestro bar de toda la vida con nuestros amigos de siempre, se nos empezó a iluminar la bombilla. Para nosotros, este es precisamente uno de los secretos de Groopify; Un proyecto que se sustenta en la idea de la amistad y de las conexiones entre personas en la vida real más allá del mundo online, creado precisamente por tres amigos, tomando unas cañas en su bar de siempre”.

De esta manera, pasaron de su local de toda la vida a la puesta en marcha de una empresa que organiza quedadas entre seis personas, dos grupos de tres y tres que no se conocen pero deberían, en opinión de este trío de emprendedores. Es su lema.

Y de amigos tomando un aperitivo se transformaron en responsable de Ventas y Desarrollo de Negocio, en el caso de Alejandro Coca; director de tecnología o lo que es lo mismo CTO y CIO, cargo que ocupa Miguel García-Santesmases, y consejero delegado, que es lo que puede traducirse por CEO en el caso de Pablo Viguera. Para llegar hasta ahí, habían pasado antes por empresas como Banco de Santander, Amazon, Indra y Merryl Linch Londres y se habían formado en centros como la Universidad Complutense, ICADE, la Universidad de Wisconsin o la Chicago Booth School of Business. Jóvenes y suficientemente preparados.

Un año y medio después de su creación, ya son diez personas las que trabajan en la empresa, de las que el propio Viguera afirma que “no son solo buenos profesionales sino que comparten nuestra ilusión y pasión por el proyecto, por la innovación y el trabajo y por ser capaces de hacer algo diferente que aporte valor a nuestros usuarios”.

Y la pregunta es inevitable: alguno de ellos habrá conocido a su pareja en Internet… A lo que Viguera responde sencillamente que “todos somos unos firmes creyentes de lo que hacemos, no solo por trabajar en Groopify sino por el valor real y la utilidad que nuestro servicio y otros parecidos al nuestro tienen o han tenido en nuestras vidas -y hace un guiño, que tratándose del lenguaje del que hablamos no puede ser más que un 😉 -. De modo que digamos que sí, que alguno de nosotros ha conocido alguna vez a alguien especial a través de la red”.

Pablo Viguera, Groopify, relacoines, Internet, amistad, ligar

Pablo Viguera, CEO de la startup que lleva a la realidad las relaciones virtuales. (© Groopify)

PREGUNTA.- ¿Cuál ha sido la evolución de Groopify hasta ahora?

RESPUESTA.- Comenzamos nuestra andadura en diciembre de 2013 y tuvimos una buena acogida entre el público desde el principio. Los primeros meses fueron fundamentales para testear qué nos pedían nuestros usuarios y qué querían, lo que nos ha permitido ir evolucionando e ir ofreciendo valor añadido a nuestro producto de forma progresiva. En nuestros inicios solo contábamos con la plataforma web, pero a comienzos de este año ya lanzamos nuestra aplicación móvil tanto para iOS como para Android debido, muy en parte, a la demanda de nuestros usuarios.

Por otra parte, lanzamos el producto primero solo en Barcelona, Madrid y Valencia, y a lo largo de estos meses hemos conseguido expandirnos a 5 ciudades más (Málaga, Sevilla, Zaragoza, Granada y Salamanca). Actualmente contamos con más de 60.000 miembros en Groopify y la cifra continúa creciendo.

P.- Buena previsión, pues…

R.- Actualmente contamos con esos 60.000 usuarios mencionados en nuestras ocho ciudades, pero nuestro objetivo de cara al final de este año es lograr estar en un total de 15 ciudades españolas y otras 4 capitales europeas, lo que se traduciría en unos 200.000 usuarios a finales de 2015.

P.- Lo que lleva a una mejor facturación…

R.- Desde el pasado mes de diciembre nuestras ventas netas han crecido un 20% mensual y hemos triplicado las ventas desde diciembre a abril, además de ampliar nuestro modelo de negocio monetizando no solo del lado de nuestros usuarios sino también de nuestros locales asociados.

Ofrecemos dos tipos de planes diferentes en función del tipo de consumición que prefieran tomar una vez lleguen al local de la quedada. Pueden elegir la opción de refresco, caña o vino por 15 euros (lo que incluye la primera consumición del grupo de 3) o copa o cóctel por 25. Por otro lado tenemos la opción de “barra libre” de quedadas durante un mes, por 30 euros el grupo de tres.

P.- Tenéis acuerdos, además, con locales de copas. ¿Qué les supone en cifras?

R.- La elección de los locales es fundamental en Groopify ya que estos forman una parte importante en la experiencia de los usuarios. Buscamos locales nuevos y diferentes, a los que poder aportar valor con nuestras quedadas. Por cada plan que organizamos, supone seis personas que conocen un sitio nuevo y que, según nos indican después tanto nuestros usuarios como los locales, quien acude en un plan Groopify suele volver por su cuenta de nuevo al local. Esto significa que cada semana les aportamos un tráfico importante, además de que les apoyamos con nuestras herramientas de comunicación y les damos a conocer tanto a nuestra red de usuarios como a nuestros seguidores en las diferentes redes en las que estamos presentes.

Por cada persona que acude al local de nuestra parte, le facturamos 2 euros, lo que se traduce en 12 euros por cada quedada organizada. Comparándolo con los 30 euros que obtenemos por parte de los usuarios (suponiendo que ambos grupos elijan la opción básica de 15 euros), la monetización por parte de los locales supone casi un 30% de la facturación total por quedada organizada.

P.- Volvamos al fenómeno sociológico en sí. ¿Conocerse vía Internet es más fácil entre los jóvenes, se es más proclive?

R.- El hecho de que la gente más joven haya crecido o haya vivido gran parte de su adolescencia o juventud con acceso a Internet y a las nuevas tecnologías supone que estamos más familiarizados con el medio y que es algo natural recurrir a Internet para los aspectos más cotidianos de nuestra vida, incluyendo por supuesto las relaciones sociales. Las redes se han convertido en una herramienta fundamental de comunicación y las relaciones que se crean en ellas, tanto de amistad como de algo más allá están totalmente normalizadas en las nuevas generaciones.

Pero también percibimos como poco a poco, la recurrencia a Internet y a las diferentes aplicaciones sociales, incluyendo Groopify, comienza a asentarse en un público más maduro, que aunque ha entrado más tarde en esta nueva “era” digital, se van abriendo a utilizar estas herramientas para un uso social y para conocer gente que de otra manera no sería fácil conocer. Recurrir a soluciones de Online Dating ya no es un tabú a ninguna edad y creemos que ya es percibido como una opción más para buscar lo que en nuestra vida cotidiana puede sernos difícil encontrar.

P.- Por tanto, según vuestras propias estadísticas, no hay una edad tope para conocerse a través de la Red.

R.- Groopify es para cualquier persona, no importa la edad ni situación, algo que se demuestra en los planes que organizamos cada semana. Aunque el grueso de nuestros usuarios se encuentra en la treintena (entre los 28 y los 35), organizamos planes para grupos de lo más variado, desde los 18 hasta los 50. Hay un caso curioso del que siempre nos acordamos y es que una mujer nos llamó interesadísima porque su hija había hecho un plan con nosotros y le había recomendado que se apuntara ella con sus amigas y… ¡eso hizo!

Groopify, Pablo Viguera, Internet, ligar, amistad, relacionesP.- El anonimato no está reñido con nada, a tenor de vuestra expansión.

R.- El componente “a ciegas” es una de nuestras señas de identidad y algo que nos hace diferentes y que también llama la atención de nuestros usuarios, añadiendo ese componente de emoción y sorpresa a las quedadas. Groopify tiene acceso a cierta información que ellos comparten con nosotros, pero que nunca compartimos con el resto de los usuarios, ya que ellos no se conocen hasta el momento del encuentro en el plan que nosotros les organizamos.

P.- Qué es lo que más atrae de vuestra empresa, según los comentarios hechos por los usuarios: facilidad, rapidez, buen hacer, confiabilidad…

R.- El feedback que nos dan nuestros usuarios después de sus quedadas es fundamental para Groopify, ya que nos ayuda a mejorar y a pensar en nuevas vías de crecimiento gracias a sus comentarios, ideas y sugerencias. Siempre les preguntamos por qué nos han elegido y la respuesta más repetida es que buscan un plan diferente para hacer con sus amigos. El componente grupo por tanto es fundamental, y es lo que hace que nos escojan frente a otras opciones. No sólo vas a conocer gente nueva, sino que vas a hacerlo acompañado de tus mejores amigos, de tus “wingmen” o “wingwomen” (una suerte de ‘padrino’ o ‘madrina’). Como siempre decimos, Groopify es como salir con tus dos mejores amigos, pero mucho mejor (nuevo guiño, nuevo emoticono 😉 )

P.- Y hacer de “celestinos” digitales, ¿facilita las relaciones o las infatiliza?

R.- Definitivamente, ¡las facilitamos! Lo que más nos gusta de lo que hacemos es que llevamos a la vida real las relaciones que comienzan en nuestra aplicación. No nos quedamos en el intercambio de perfiles, o likes, o conversaciones vía chat que pueden no llevar a nada, sino que conseguimos servirnos de las ventajas de Internet y de las tecnologías a nuestro alcance para llevar a la realidad estas relaciones. En una sola quedada ponemos en común a seis personas diferentes, de donde puede surgir amor, amistad o incluso relaciones profesionales ¡eso depende de ellos!

P.- Entonces… ¿las relaciones pasan, sí o sí, por Internet?

R.- No todas. Cada persona es un mundo y por suerte la Red no es la norma, sino solo una alternativa más. Al final, aunque una relación comience en Internet, esta no tiene sentido si no termina materializándose más allá de un ordenador. Lo que sí es cierto, es que Internet ha cambiado la forma en la que nos relacionamos incluso con nuestros amigos de toda la vida, acercando a quienes están lejos y permitiendo tener siempre al alcance a las personas que físicamente no están cerca de ti. Por otro lado, a la hora de ligar, aunque sea fuera de la red, sí que Internet puede formar una parte importante en el proceso de conocer mejor a esa persona, gracias a las redes sociales que aportan una información de lo más precisa sobre los usuarios.

Sea como fuere, estaba claro que la Red llegó para quedarse. Y su fuerza es tal que se extiende a todas las facetas de nuestra vida. A la vista está y esto no ha hecho más que empezar.

Merche Rodríguez

Estudié periodismo porque quería saber qué ocurría a mi alrededor. Y además, quería contar historias. Las que salen de la cabeza de un novelista, me encanta leer y escribir sobre lo que he leído, pero también las humanas, las que vemos todos los días de personas con las que nos cruzamos, conocidas y anónimas. Creo que los medios digitales no son el futuro, son el presente y han llegado para quedarse. He tenido grandes maestros y vivo en un estado de formación continua porque lo que me apasiona realmente es aprender. Si quieres saber algo más de mí, puedes averiguarlo aquí.

Escrito por Merche Rodríguez

Author: Merche Rodríguez

Share This Post On
468 ad

Submit a Comment